Yachtcenter :: Noticias

DAR Y TOMAR REMOLQUES, BÁSICO EN LA SEGURIDAD

3 de cada 10 marineros no está familiarizado con esta técnica que en ocasiones puede ser vital tras un accidente o avería.

24 Febrero 2015

Visitas: 1.310 · Enviar · Imprimir
Imagen Principal

En las maniobras en las que intervienen buques remolcadores, las maniobras están facilitadas por la práctica y los medios de que se disponen. Sin embargo, lo problemas surgen en alta mar, a veces con mal tiempo y cuando se tiene poca experiencia o pocos medios.

Para realizar una buena maniobra con total seguridad el barco remolcador, deberá colocarse a barlovento (es decir en la dirección del viento) si abate menos que el remolcado y a sotavento si abate menos. Esto es difícil de apreciar y la solución más adecuada la da el ojo marinero y la experiencia. De todas formas no se trata de una regla fija y su objetivo es que para largar la guía esta posición es la más favorable, ya que en el caso de que el remolcado abata más, el remolcador siempre tendrá más fácil maniobrar para acercarse debido a la mayor amplitud del campo de maniobra.

El remolcador ha de tratar de quedarse en el mismo rumbo que el remolcado, teniendo siempre mucha precaución para evitar una posible colisión, aunque esta posibilidad también varía con el mal tiempo y por supuesto con el abatimiento.

La guía, inicialmente la dará el remolcador, pero el remolcado debe estar listo para darla él, pues a veces puede estar en condiciones más ventajosas por el viento y porque nunca está de más que sobren guías. En caso de dificultad para dar la guía el barco que esté a barlovento, la amarrará a un flotador y la dejará ir a la deriva y la dejará ir hacia el otro barco.

Primeramente, se dará una guía fina a la que se unirá un cabo de más mena para si es necesario unir a este la estacha de remolque, o hacer este mismo firme. Si hubiera buen tiempo y se usa un bote para llevar el remolque al otro barco, se arriará al bote y se estibará en adujas claras la mayor parte del cabo o del cable del remolque y desde el mismo bote se irá largando según pida al ir hacia el otro barco.

Una vez hecho firme el remolque hay que templarlo (tensarlo) lentamente, ya que para ganar un minuto se podrían perder horas al faltar el remolque a causa de una estrechonazo. Asimismo, se aumentarán las revoluciones, lentamente, al igual que cuando haya que parar, pues si se hace de golpe, se corre el peligro de que el remolcado aborde al remolcador.

Cuando se vaya a parar, el remolcado, si tiene gobierno, meterá timón hacia la banda contraria a la que caiga el remolcador para evitar el abordaje. En todos los cambios de rumbo o velocidad, hay que avisar al remolcado para que colabore con sus posibilidades y poner y hacer las señales previstas en el Reglamento Internacional de Abordajes.

Quizás le interese leer...

► LA BELLE, EL PRIMER YATE DE LUJO EXCLUSIVO PARA MUJERES

► CALIFICAN DE DEVASTADOR UN INCENDIO EN MARINA DE FORT LAUDERDALE

► LOS MEJORES BARCOS DE MERIDIAN

► BARCOS Y ENERGÍA SOLAR

► ISA YACHTS LANZA EL 66M GRANTURISMO

Fuente: Internet · Por: Alberto G.

 

Desarrollo Web: opeMweb